factu.es.

factu.es.

Errores comunes en la facturación que debes evitar

Errores comunes en la facturación que debes evitar

La facturación es un aspecto fundamental dentro de la gestión de una empresa. Un error en la facturación puede tener graves consecuencias para la misma, desde perder clientes hasta tener problemas con la administración pública. En este artículo, vamos a repasar los errores más comunes en la facturación y cómo evitarlos.

No incluir todos los datos requeridos

Una factura debe contener una serie de datos indispensables que establece la normativa. Si se omite cualquiera de ellos, la factura no será válida y puede ser rechazada por el cliente o por Hacienda:

  • Nombre y apellidos o razón social del emisor y, en su caso, su número de identificación fiscal.
  • Nombre y apellidos o razón social del destinatario y, en su caso, su número de identificación fiscal.
  • Fecha de emisión de la factura y, en su caso, fecha de operación.
  • Número de factura.
  • Descripción de los bienes o servicios prestados.
  • Base imponible y tipo impositivo aplicado.
  • Cantidad a pagar, incluyendo impuestos y otros cargos.

Tener todos estos datos en cuenta es fundamental para evitar errores en la facturación.

No diferenciar entre bienes y servicios

Es común que una empresa preste tanto servicios como venda bienes. En este caso, es importante hacer una diferenciación clara en la factura de qué parte corresponde a cada uno. Es decir, por una parte, se debe detallar los servicios prestados y, por otra, los bienes vendidos. De esta forma, se evita confusiones en la contabilidad y se agiliza el proceso de comprobación y pago de impuestos.

No clasificar las facturas correctamente

Otro error común es no clasificar las facturas en la categoría correcta, ya sea en gastos o en ingresos. Una factura implica siempre un movimiento económico que debe ser registrado correctamente en las cuentas de la empresa.

Además, es importante prestar atención al impuesto aplicado, ya que no todos los impuestos de una factura son deducibles. Las facturas de gastos deducibles deben estar correctamente identificadas para no tener problemas a la hora de justificarlos en una inspección de Hacienda.

No emitir facturas rectificativas

En ocasiones, es posible que se cometa un error en la factura emitida. En este caso, es fundamental emitir una factura rectificativa que anule o modifique la factura original. De esta forma, se evitan problemas con el cliente y se corrige la información en la contabilidad. Además, no emitir una factura rectificativa puede tener consecuencias a nivel fiscal y legal.

No enviar facturas en plazo

La normativa establece que se debe enviar la factura en el momento en que se ha prestado el servicio, o bien, en el momento en que se ha entregado el bien. Demorar la emisión de la factura puede tener consecuencias graves para la empresa, como multas o sanciones por parte de la administración.

No guardar copias de las facturas emitidas

Un error muy habitual es no guardar copias de las facturas emitidas. Es importante guardar una copia tanto en formato físico como digital para tener un archivo completo y ordenado. Esto facilitará la contabilidad y la comprobación por parte de la administración pública en caso de una posible inspección.

No estar actualizado con la normativa fiscal

La normativa fiscal varía constantemente y es importante estar actualizado en todo momento con las leyes y normas aplicables a la facturación de una empresa. Esto puede evitar errores en la facturación y sanciones por parte de la administración pública.

Conclusión

La facturación es un aspecto fundamental en la gestión de una empresa y un error en este proceso puede tener consecuencias graves para la misma. Es importante tener en cuenta los errores más comunes en la facturación para poder evitarlos. La emisión de facturas con todos los datos requeridos, la diferenciación entre bienes y servicios, la clasificación correcta de las facturas, la emisión de facturas rectificativas, la emisión de facturas en plazo, el guardado de copias de las facturas emitidas y el estar actualizado con la normativa fiscal son fundamentales para una gestión adecuada en la facturación. Tener todo esto en cuenta permitirá a la empresa evitar sanciones y mantener una buena relación con sus clientes y con la administración pública.